Caguamanta, una tradición que ha conquistado paladares

Cuando se habla de la gastronomía de Mazatlán en automático se piensa en mariscos frescos, sin embargo los platillos calientes también tienen una gran demanda y uno de los más icónicos en el puerto es la famosa caguamanta.

La versión original de este exquisito estofado está hecha de caguama y mantarraya, de donde proviene su nombre, pero cuando la caguama entró en veda por la sobreexplotación que se hacía de la especie, se utilizó solo mantarraya y aleta de atún, ingrediente que le proporciona un sabor similar al original.

En Mazatlán hay un lugar lleno de sabor y tradición cerca del Paseo Claussen en el Malecón, que desde hace 62 años ofrece tacos y órdenes de la deliciosa caguamanta.

Todo el que pase por la esquina de las calles Guillermo Nelson y 16 de Septiembre, en el Centro de la ciudad, podrá ubicar fácilmente la carreta La Mexicana gracias a la gran fila que siempre hay de personas deseosas por probar este platillo.

José Luis Lizárraga Carrillo, tercera generación en la carreta, comparte que desde 1961 sus abuelos Arnulfo Carrillo Baltazar y su abuela María Dolores Ocegueda, originarios de Magdalena, Jalisco, empezaron a vender en un triciclo este platillo que aprendieron a cocinar en GuaymasSonora y que fueron adaptando al estilo mazatleco. La receta ha pasado ya por tres generaciones.

Este delicioso estofado se prepara con lonjita de mantarraya y aleta de atúnzanahoriachícharos, cebolla, tomate, chiles y especies. En algunos lugares de Sinaloa se incluyen camarones, todo depende de la receta y del toque que le quiera dar quien lo prepara.

El caldo se completa con jitomates, chile, zanahoria, bastante apio y se aromatiza con orégano, comino y ajo.

Los turistas, tanto nacionales como extranjeros, aprovechan su estancia en el puerto de Mazatlán para degustar este platillo tradicional y descubrir una experiencia gastronómica diferente a la que ofrecen los aguachuiles, el pescado zarandeado, los ceviches de camarón o los tacos de mariscos.

Además, se dice que el platillo es buenísimo para curar la resaca de las personas luego de una noche de fiesta, así que ya sabes, si llegas amanecido échale bastante salsa picante para que la caguamanta calientita te regrese a la vida.